top of page

El camino hacia una nueva experiencia culinaria en Málaga

Al igual que en la música, el ritmo y la armonía son elementos fundamentales de la buena cocina, ya que contribuyen en gran medida a su estructura, expresión y emocionalidad.

Cuando un menú es ejecutado en tiempo y en forma, con precisión y belleza; con la vajilla y la cristalería adecuadas; a través de un servicio esmerado y correcto; en un ambiente íntimo y acogedor, el comensal estará frente a una obra de arte culinario. Una experiencia que, sin dudas, será memorable y podrá recordar con todos los sentidos. 

La proporción áurea en once pasos

El objetivo culinario de Blossom es poder transmitir en cada paso el equilibrio técnico, estético y conceptual del menú degustación en su conjunto, un juego de sensaciones que produce notas complejas y profundas para llevar el placer gastronómico a otro nivel. 

Parece un milagro que en un espacio donde caben tan sólo diez mesas, el servicio fluya con ritmo y armonía. Y es que cada integrante del equipo conoce bien su partitura. Nuestra proporción áurea del tiempo y el espacio convertidos en una experiencia culinaria que busca sorprender, en el encanto del centro histórico de Málaga como escenario. 

Frescura e identidad en cada plato de Blossom

Once pasos integran el menú degustación de Blossom, donde ponemos el acento en la estacionalidad, con productos de cercanía que aportan frescura e identidad. En tres horas transcurre esta travesía por técnicas y sabores que, combinados, cuentan una historia en cada plato: mi historia. Soy un chef argentino en Málaga al frente de un restaurant de cocina fusión moderna, uno de los recomendados 2023 de la Guía MICHELIN. También soy maestro de primaria e instructor de cocina. Padre de tres hijos, esposo. Viví en la Patagonia y fui dos veces representante de mi país en el Mundial de Cocina Bocuse d’Or. Las experiencias vividas a lo largo de más de veinte años de carrera, me acompañan en cada paso que doy, con una propuesta que reinterpreta distintas influencias gastronómicas, productos, culturas y saberes. 

El atardecer en un plato

Un estilo de cocina con sello propio no es algo que se encuentra fortuitamente en un escaparate, sino algo que se forja a lo largo del tiempo. Es el resultado de una búsqueda constante donde hay trabajo arduo, disciplina, creatividad e intuición. Es un camino que se recorre en solitario pero que también se hace en equipo. Hoy, el team de Blossom, se afianza y crece con la visión y el aporte de cada integrante que conoce bien su rol y cada día, hace mejor su trabajo. La evolución del concepto del restaurant me lleva a ser su director de orquesta. ¡Menudo desafío tengo en mis manos! Elegir el repertorio, ensayar, comunicar una idea, motivar, liderar, inspirar. En fin, dirigir un equipo de cocina para lograr una interpretación memorable en once capítulos. “El atardecer en un plato”, como escribió la periodista argentina Leila Guerriero, acerca del arte de conmover con un texto bien logrado. Eso quiero para Blossom. Ese es mi sueño. Y me resulta imposible no pensar en una frase que acompaña a cada estudiante que entra a El Obrador, mi escuela de cocina en Bariloche, en la Patagonia argentina: “No hay ascensores al éxito. Hay que usar las escaleras”. Y aquí voy, peldaño por peldaño, en la Costa del Sol.

MENÚ BLOSSOM, Málaga centro
bottom of page