top of page

Como en un rompecabezas, donde cada pieza es fundamental para completar la obra, en Blossom, cada plato cumple una función particular dentro de la estructura del menú degustación y es tan protagonista como el anterior o el que le sigue. Son doce tiempos de una creación coral a través de los cuales Blossom interactúa con sus comensales. Cada paso tiene el mismo espíritu y en cada uno cuenta “historias de aquí y otras de allá”, inspiradas en distintos sabores, saberes, técnicas y productos que he conocido a lo largo de mis viajes y, claro, más de veinticinco años de profesión gastronómica. En la cocina, más que en cualquier otro ámbito, las fronteras se borran y la mixtura entre lo local y lo global, enriquece la experiencia culinaria.

¿Has probado el menú degustación de Blossom, uno de los recomendados de Guía MICHELIN?

Descubre un mundo de sabores en cada plato

En mi historia confluyen la herencia de cuatro culturas: alemana, sueca, española e italiana. Y el condimento de haber nacido en Argentina y haber vivido en pueblos pequeños y en ciudades grandes, también aporta su sazón. Por todo esto, no me resulta extraño romper con las cocinas tradicionales -en el sentido más estricto- para encontrar en la cocina fusión moderna, la belleza y la libertad para crear un concepto propio. 

Un viaje a través de la gastronomía

En el menú no hay nada estático porque todo es susceptible de evolucionar, incluso, un mismo estilo de plato que me acompaña desde hace mucho tiempo. Ver su transformación es algo que me apasiona. Los doce tiempos de Blossom se van corriendo para encontrar un nuevo lugar. Por eso, cada vez que un comensal vuelve al restaurant, se embarca en un viaje culinario que será siempre único e irrepetible.

Con los vinos que maridan cada paso, sucede lo mismo: el sommelier descubre –o redescubre- una etiqueta o un nuevo terruño y enseguida piensa con qué plato quedará mejor. Lo único constante en Blossom es el cambio.

La magia del terruño malagueño en doce tiempos

Cada tiempo del menú relata una época de mi vida profesional, sin una cronología exacta, pero real y vivida. Lo que aprendí hace veinticinco años y lo que aún no conozco, pero estoy descubriendo. 

La costa mediterránea hace un aporte sorprendente e inspirador. El sol, el calor, la sal del mar, la montaña y su agricultura, todo se involucra íntimamente en el plan de trabajo. 

Producir y cocinar aquí, nos da esa sensación de sabor de cercanía, frescura e identidad local, quizás en algún punto, podríamos pensar en una cocina malagueña contemporánea, pero eso el tiempo lo dirá. Hoy, gozamos de sus productos y los disfrutamos día a día al construir los tiempos de nuestro menú degustación, donde cada plato forma parte de una experiencia culinaria que busca sorprender, desde el encanto del centro histórico de Málaga. 

MENÚ BLOSSOM, Málaga
bottom of page